Ahora Rabat anuncia de nuevo «consecuencias». También sube considerablemente el tono contra González Laya, que ha intentado orillar las declaraciones de Marruecos y la revelación de Bourita de que no mantienen contactos desde hace semanas y hace pocos días sostuvo que «queremos resolver las diferencias».

Si reiteró que Ghali se marchará de España cuando acabe su tratamiento médico -Rabat exige que sea encausado por la Justicia española y sostiene que la crisis empeorará si esto no sucede- y al igual que Sánchez reclamó «respeto» a Marruecos.

La embajadora ha manifestado hoy que «deplora el carácter lamentable, la agitación y el nerviosismo que acompaña sus propósitos», en alusión a Laya; ha apuntado a sus «desaciertos», sin precisar a qué se refería y ha insistido en que realmente está siendo el altavoz de «algunos círculos españoles contra la integridad territorial del Reino».

En ningún momento Marruecos ha concretado a qué manifestaciones se refiere, al margen de las referencias explícitas a lo dicho por Sánchez desde Bruselas. Pero este fin de semana Bourita sí afirmó que romperían relaciones con España si el líder del Polisario regresa a Argelia sin que la Audiencia Nacional tome medidas contra él, por las dos querellas presentadas por presuntos delitos de genocidio, torturas y terrorismo, entre otros.

El juez que instruye la investigación ya rechazó tomar medidas cautelares contra él aunque está citado para declarar el próximo 1 de junio, mañana.

El gallo canta por naturaleza y esta vez parece que nuestros gallo Sánchez se ha quedado como pollo de asar. Una de las características más destacadas de esta ave territorial es su canto por las mañanas. Muchos lo consideran un «despertador» ya que comienza a cantar cuando amanece.

A pesar de que muchos crean que el gallo canta para recibir el día o porque se ha despertado, no es así. En realidad, esta ave canta para resaltar su jerarquía entre los demás gallos del lugar y enviar mensajes a las gallinas, de tal guita que parece que nuestra ave va camino del celibato: no se va a comer un rosco con las gallinas.

Como se puede ver, cantar es parte de la naturaleza del gallo, entonces si en un momento no lo hace es porque algo malo lo está afectando si es que algo le afecta que tenga que ver con los problemas de Estado a este pájaro de Sánchez.

Este refrán dice «Gallo que no canta algo tiene en la garganta» y se utiliza de forma simbólica para expresar que si alguien no habla para intervenir en un asunto que le afecta es porque algo le está ocurriendo, generalmente se trata de temor o algo que intente ocultar.

Así también, este dicho se utiliza para hacer referencia a las personas que siempre hablan, opinan y se expresan, pero en este caso prefieren mantenerse callados. Cuando esto sucede se dice que «Gallo que no canta algo tiene en la garganta» ya que si no hablan es porque saben que lo que digan les puede terminar perjudicando a ellos mismos.

Cuando hay un debate o una discusión entre dos o más personas y una de ellas decide abandonar la conversación también se dice que «Gallo que no canta algo tiene en la garganta», expresando que si no quiere decir nada más es porque algo está ocultando, que bien pudiera ser el caso marroquí.

Sea lo que fuere, está claro que nuestro gallo no canta y es por motivos inconfesables. Por algo no asistió tampoco al acto del día de las Fuerzas Armadas, representantes de nuestra defensa Nacional.

Tte. Coronel Rnrique Area Sacristán ( El Correo de España )