EL GOBIERNO MÁS PELIGROSO, EN EL PEOR MOMENTO

Comenzó con una de sus principales obsesiones, la profanación de la tumba de Franco, convirtiéndola en una prioridad inaplazable para que pudiésemos, por fín los españoles disfrutar de una “verdadera democracia”. Fue su primera acción de gobierno, para la que no dudó en forzar hasta el Tribunal Supremo para conseguir su objetivo. Confiemos en que el Tribunal Europeo de Derechos Humanos reponga esta indigna situación a la legalidad.

Desde entonces, el Maligno ha utilizado sin ningún pudor cualquier instrumento legal, institucional, judicial, social o político a su alcance, para llevar a efecto su gran proyecto: destruir España.

Así, ha convertido, con la ayuda de la gran mayoría de los medios de comunicación, la lucha contra el heteropatriarcado, el feminismo radical, la lucha contra el cambio climático y temas similares, en cuestiones de inaplazable urgencia, convirtiéndolas en una suerte de opio para los ciudadanos.

Mientras tanto, con la mano izquierda como buen trilero, ha ido enlosando el camino que llevará a España, si Dios no lo remedia, al abismo.

No hay más que ver cómo hasta la gestión del desgraciado Estado de Alarma en el que vivimos, está sirviendo a su interes personal, trufando el BOE de resoluciones favorables a sus socios, como son la incorpación del Vicepresidente Comunista al CNI, o el inicio de la tramitación de los indultos.

Paralelamente, la gestión de la crisis sanitaria está siendo un auténtico despropósito con tintes criminales. Pero lo perverso realmente es que la limitación de movimientos que conlleva la Alarma, impide a los ciudadanos manifestarse en contra de esta nefasta gestión, ya veremos cuando acabe.

Y es que la catadura moral del Maligno, es manifiesta. Baste ver la ausencia total en su intelecto sobre el valor de la palabra dada y sobre el compromiso de la verdad cuando se lidera una Nación. En campaña electoral repitió por activa y por pasiva que nunca gobernaría con Comunistas, Separatistas, Independentistas y Terroristas.

Su falta de moral le permitió llamar a la población española a manifestarse el pasado 8 de Marzo, aun sabiendo, desde Enero, como han reconocido sus Ministros, que el problema del coronavirus estaba ya aquí. Recordemos que el MOBILE se canceló el 12 de Febrero, cuando ya había varios casos en España.

En ese momento su interés no era la salud pública y no se tomaron medidas. Desde entonces, el 3 de Marzo, día en que ya había 169 casos y un fallecido, lo importante en España era la presentación del Proyecto de Ley de Libertad Sexual y la preocupación por denunciar los “Piropos”.

El 6 de Marzo, con 365 casos, Sánchez y su cínica Vicepresidenta, hacían un llamamiento para salir a la Calle el 8M, “Nos va la vida en ello…”, dijo ésta última. El 7 de Marzo, con 450 casos y 10 muertos, el PSOE seguía animando a llenar las calles de Madrid. Desde el Gobierno nos decían que “El brote estaba bajo control y era criterio de cada uno, ir o no, a la Manifestación”.

El 8 Marzo, con casi 700 casos y 17 muertos, salieron, solo en Madrid, más de Cien mil personas a manifestarse, y siguen manteniendo que la manifestación no es la causa directa de que Madrid sea la Comunidad Autónoma donde más casos hay de toda España.

Toda esta gestión se sirve de una propaganda propia de país bananero, pues basta ver las preguntas preparadas por supuestos “periodistas” en las comparecencias del Maligno. Más propio de un país de pandereta, que de un estado serio y europeo como el que vivimos.

Pero los españoles saldremos de esta difícil crisis sanitaria y de este nefasto gobierno, por muy maltrecho que nos deje el país. Y es que el Maligno ha tenido un error de cálculo que le impedirá lograr su objetivo de destruir España: no ha contado con la raza de los españoles, esa esencia que nos ha permitido a lo largo de la Historia superar las peores épocas y a los peores gobernantes, saliendo triunfantes.

Al traidor le pasará factura lo que esta haciendo contra España, al igual que a todos los traidores de la patria que se enfundan en una Bandera de forma falsaria, cuando luego con sus hechos, hacen todo lo contrario a lo que predican.

¡¡ España, es una Gran Nación que triunfará, seguro…!!

Juan Antonio Morales Álvarez ( El Correo de España )

viñeta de Linda Galmot