EL GOBIERNO NO FRENA EL CHANTAJE DE LOS TAXISTAS

A pesar de las concesiones al sector, el Gobierno sigue mostrándose incapaz de frenar el chantaje de los taxistas. Este gremio volvió a bloquear ayer el centro de las grandes ciudades y mantuvo la convocatoria de huelga en Barcelona, entre otros municipios. Aunque Fomento trate de endosar la responsabilidad de esta crisis a la “herencia” del PP, la realidad es que el Ejecutivo de Sánchez no ha podido contentar a los taxistas con vagas promesas de modificaciones normativas.

El ministro de Fomento, cuya ausencia pública en los últimos días cuestiona su capacidad de liderazgo, no ha aclarado qué va a hacer con las licencias de VTC (alquiler de vehículos con conductor) que superan ya la proporción del 1/30. Para colmo, ha irritado a las CCAA al proponer la cesión de competencias. Varias autonomías rechazan esta ocurrencia al considerarla, con razón, una forma irresponsable de escurrir el bulto.

En todo caso, el pulso sostenido por los taxistas resulta inaceptable. Y no sólo porque supone un desesperado intento de mantener privilegios, sino porque la libertad de movimientos de los ciudadanos se ha visto claramente vulnerada con acciones que exceden con creces las protestas laborales para convertirse en un sabotaje inadmisible.

El Mundo