La Comisión Europea  venida a España para saber por qué no se investigan los 379 crímenes de ETA sin resolver, acaba su exploración de campo en nuestro país y tendrá el informe listo para su publicación dentro de tres meses. El titular de este artículo es la conclusión a priori que ha obtenido dicha Comisión Europea.

La presidenta de la comisión, la eurodiputada francesa Agnes Evren, ha explicado durante una comparecencia ante los medios de comunicación que en esta visita han constatado cómo se «han pisoteado» algunos derechos que vienen especificados en la directiva europea que hace alusión a la dignidad de las víctimas del terrorismo y que esto quedará reflejado en el informe que tienen que redactar.

Ha destacado el hecho de que el 44 por ciento de los crímenes de la banda terrorista se encuentren todavía por resolver. «Las víctimas todavía no saben a día de hoy quién ha asesinado a su hermano, su padre… Eso añade un extra de dolor», ha dicho, tras lo que ha destacado que les han transmitido que en España «se dan beneficios penitenciarios a terroristas que no han colaborado con la justicia para esclarecer crímenes no resueltos».

Ha mostrado su preocupación por la celebración de los homenajes a los presos de ETA que salen de prisión y que se vienen celebrando en las calles vascas y navarras. «Los ongi etorris preocupan porque son motivo de humillación para las víctimas del terrorismo. Lo han manifestado todas las asociaciones. Este tipo de homenajes es una forma de humillación y es indignante», ha expuesto.

Por otra parte, Dignidad y Justicia propone a la comisión de la UE juzgar a 35 jefes de ETA por 65 de los crímenes sin resolver. Estos asesinatos se habrían producido entre los años 1990 y 2009. Daniel Portero, presidente de Dignidad y Justicia, cree que por el artículo 28 del Código Penal se puede sentarles en el banquillo.

Recuerda que el Tribunal Supremo ha avalado esta tesis en otras causas y ha expuesto que estos jefes de ETA «son más autores que los propios ejecutores finales de los asesinatos» porque «si el ejecutor final no asesinaba podría ser sustituido por otro, la víctima no se salvaba».

Muchos jefes de la dirección de ETA están en libertad y podrían ser juzgados, según Daniel Portero.  Igualmente Portero afirma que: «Este Gobierno se arrodilla ante los herederos de ETA y las víctimas del terrorismo somos su moneda de cambio». Daniel Portero, es hijo de un fiscal asesinado y anuncia movilizaciones, tacha a Pedro Sánchez y a Pablo Iglesias de traidores y les acusa de vender la memoria de su padre.

Todo lo ocurrido en esta materia, como en otras, se mire por donde se quiera no ofrece duda alguna: la izquierda es el Cáncer de España. No hizo más que daño en todas sus políticas. Hasta la brutal subida de la luz se la debemos a ella, por no permitir la solución hidráulica que la hubiera paliado. Allí donde surja un problema que tiene solución está la izquierda para impedirlo. Y si no lo hay, lo crea.

En la política de los etarras está clara su acción encaminada a soltarlos a todos, despreciando a las víctimas. Éstas no les importa absolutamente nada, al gobierno socio comunista, lo que ya les retrata, pero sus retratos ya sobran; están por todas partes, ya que no dejan un solo rincón que no hagan lo posible por destruirlo y dejar su retratado que es lo que más le importa. Hacer daño, por hacer daño.

Siempre la revolución que es un fin en sí misma y manera de vivir robando a los demás. Su perversidad sigue usando las técnicas de siempre, la manipulación, la mentira y la ocultación, como hacen con lo de Ábalos. ¿Y la Compañía aérea Plus Ultra; y las relaciones con el narco gobierno de Venezuela; y las 40 maletas de Delcy Rodríguez? El «delcygate». A ver dónde lo colocan a hora.

Si Sánchez lo echó, debe saberse por qué y decirlo, y si el suegro de Sánchez es el empresario mayor de los puticlubs, ya tendrá la puerta giratoria preparada para Ábalos. Debe colocarse en lo suyo como hace el ex obispo separatista de Solsona, enchufado en una fábrica de semen, y también como Ábalos, perdido por las faldas y cosas sexuales. Seguro que como jefe de puticlubs, Ábalos no tiene precio.

Allí entre luces rojas, cortinones y música cutre, ejemplarizando con su vozarrona cavernícola en la calidez del ambiente nocturno, a los chulos putas y meretrices resabiadas en las casas de lenocinio, o de mala nota y fama. Ábalos cuenta con 61 años, y cinco hijos de las tres mujeres con las que se casó. Antes de ser socialista fue comunista, como otros muchos.

Los hombres se dividen entre constructores, destructores y la inmensa mayoría que ni fu ni fa, pero que votan sin saber. Los hijoputas pertenecen a la categoría de los destructores, y no hay más que echar un vistazo a España. ¿Cuándo vais a pedir perdón, so criminales, por la guerra que iniciasteis en 1936? Y a la iglesia con vuestras matanzas y persecución, la mayor tras la de Diocleciano -Imperio Romano-, cerca de exterminar el clero, si no es Franco, ¿Tampoco le vais a pedir perdón?

Biológicamente los más hijoputas como en todas las grandes crisis son los que sobreviven. Salen a flote mientras los demás morimos como tontos. Dominan y diseminan sus genes, o sea, su semen, cual mayores sementales del reino, si no es república, que no se aguantan sin ejercer su ego depredador con las mejores hembras que, escogidas a dedo, deben fecundar.

Alguien dijo que éramos todos descendientes de hijos de puta, si no el mundo se hubiera acabado. Visto así… Y que las madres eran felices viendo a sus hijos fuertes, dominantes, cabrones y vencedores, pues no en vano, en la especie animal las hembras quieren a los mejores machos que son los triunfadores y se hacen con el dominio del harén.

El harén aparte de la cultura musulmana, es el grupo de hembras que conviven con un único macho en la época de la procreación, como ocurre entre los ciervos. Pero lo cierto y doloroso es que en la especie humana, aún peor que la animal, y ahora mismo, estamos también así, bajo los dominantes, en el imperio de los hijoputas.

Viendo a los socialistas y su ralea izquierdosa, juraría a pie juntillas que es así.

Fígaro ( El Correo de España )