Precio de la electricidad, 213,29 euros por MWh para los particulares, una tarifa nunca antes alcanzada en España. Y, mientras, al menos cinco de las principales empresas industriales españolas han decidido suspender la producción en sus instalaciones debido a los precios de la energía.

Sidenor, situada en las afueras de Barcelona y distribuidora de acero a nivel europeo, ha anunciado que parará algunas líneas de producción. Lo mismo ocurre con Fertiberia, distribuidora de productos agrícolas fertilizantes.

Otras empresas continúan currando, pero suben todos sus precios cuando colocan los productos en el mercado. La energía solía representar el 50% de los costes de producción, cifra que ahora se ha incrementado a cifras que frisan el 80%.

Lo peor siempre al acecho

Mientras, en la taifa vasca, Arcelor Mittal ha puesto en marcha un sistema de paradas cortas de producción en aquellos instantes en los que la electricidad es más cara. Parches que, al fin y a la postre, no resuelven el crítico problema del demencial aumento de los fraudulentos precios de la electricidad en nuestra patria común.

Si persiste tal locura, se temen deslocalizaciones de grandes centros de producción, pero también cierres de pequeñas empresas y grandes dificultades para el resto.  La situación, grave. Muy graveWinter Is Coming. En fin.

Luys Coleto ( El Correo de España )