EL GRAN CHIRINGUITO

Parece que nadie tiene un plan B para abordar la crisis económica y sanitaria que estamos padeciendo, pero si nos entretenemos en leer el Boletín Oficial del Estado podemos comprobar  que el gobierno sí tiene un plan A  al que no le hace asco el resto de la clase política.

En mitad del incendio que asola la economía y arroja al paro a millones de mujeres y hombres,  el ejecutivo ha aprobado cinco nuevas subdirecciones generales en distintos ministerios entre otros en el de Consumo en unos momentos en los que nadie consume, circunstancia que  como ironía macabra no está mal pero como tomadura de pelo está peor.

La gente se está yendo al paro  pero los que sí tienen asegurado  su trabajo son los estómagos agradecidos y los enchufados que pertenecen al gran chiringuito de los inútiles con carné.

Y yo me hago una pregunta ¿Para qué  dedicar varios años de la vida a estudiar una carrera o a conocer un oficio con el riesgo de que luego a uno le paguen un sueldo de mierda o enlace contratos temporales de forma indefinida? ¿Merece la pena ser autónomo o montar una pequeña o mediana empresa asumiendo los riesgos del libre mercado y la competencia?

Hágame caso. Métase en política, consiga un carguillo e ira prosperando  en el escalafón, y le garantizo que habrá resuelto sus problemas de incertidumbre económica durante unos cuantos años.

Solo necesita  afiliarse a un partido político, renunciar a su sentido crítico si es que alguna vez lo tuyo,  ser un activista destacado, progresar en su militancia sectaria que consiste en odiar al rival de cualquier otra formación y dedicarle de vez en cuando alguna felación metafórica al líder, aunque sea más mediocre que usted.

Habrá renunciado a una cuota importante de respetabilidad, pero no olvide nunca que solo si sus tragaderas de porquería ideológica sin digerir son amplias podrá llegar incluso a ser portavoz de su grupo parlamentario si  necesidad de explicar en qué empresas han trabajado antes de dedicarse a la política porque, como dijo una intelectual orgánica “eso sería hablar de mi vida privada y tengo derecho a reservarme la información”. Advierto que este ejemplo no es exclusivo del partido al que esa miembra pertenece.

La ministra de Hacienda Maria Jesús Montero, alias, “chiqui” ha remitido a  la Comisión Europea el programa de estabilidad en el que cifra que el gasto en nóminas públicas repuntará en un 6% lo que supone un incremento de más de 8.000 millones de eurosPero no piensen que ese dinero va a ser para contratar más médicos u otros funcionarios productivos. Una parte de esa millonada irá a la buchaca de demasiados estómagos agradecidos.

Dentro de poco bajarán las pensiones, disminuirán algunos gastos sociales pero ellos seguirán viviendo como nuevos ricos a costa de nuestra. A día de hoy  los políticos no han tenido al decencia de rebajarse el sueldo o donar parte de él a quienes no cobran ni el paro. ¿Nadie ha pensado que sobran cargos públicos en una estructura del Estado  tan sobredimensionada?

En otros países sin menos y  tienen  más vergüenza, pero aquí escasea la dignidad. Empezando por el del Falcon.

Diego Armario