ABC dio cuenta ayer del afán permanente de subsidio que tiene el Gobierno con organizaciones afines al independentismo catalán, en este caso destinando millón de euros al Instituto de Estudios Catalanes.

Simular una supuesta actividad cultural digna de ser subvencionada con fondos públicos para después utilizarlos en la financiación de estrategias separatistas se ha convertido en una mala costumbre que sale del bolsillo de tosos los ciudadanos.

Más aún, si como revela este periódico hoy, ese instituto catalán recibe más dinero anualmente del Gobierno que el propio Instituto de España como garante del consorcio de todas las Academias españolas.

Además, el Instituto de Estudios Catalanes financió en 2014 un curso simposio titulado «España contra Cataluña». Si en algo no ceja el secesionismo es en generar odios identitarios e ideas falsas como que España actúa sistemáticamente contra una parte de sí misma, que es Cataluña.

Y todo, con dinero público.

ABC

viñeta de Linda Galmor