Hoy voy a hablar de estos dos personajes tan alabados por la prensa escrita y los medios de comunicación de masas. Los que han llevado a España a la «época de mayor prosperidad de su historia». Los presidentes buenos que hicieron una época de convivencia sin igual. Los que según el ABC o la RAZÓN modernizaron nuestro país y lo colocaron a la altura de las potencias europeas.

Señores, camaradas y caballeros, vamos a ver. Vamos a decir las verdades. Estos dos sujetos arrasaron el campo y la industria de nuestro país. Solo dejaron funcionando los chiringuitos de las playas. El primero inició el proceso de desindustrialización y el segundo nos regaló más de lo mismo además de un boom inmobiliario. Solo fomentaron los servicios, que ya, gracias a los tres julais siguientes, están a punto de entrar en colapso también a base de hacerle la vida imposible a los autónomos.
El ínclito Gonzalez sembró en los españoles el complejo de que nuestros productos industriales no podían competir con los Europeos. Dejó así a España convertida en un desierto industrial. También, debido a sus prisas por entrar en la CEE, se cargó al campo español nuestro héroe. Todo un cúmulo de despropósitos disimulado por la expansión del turismo y la hostelería.
El Gran Aznar siguió en la misma línea. Para suplir nuestras carencias nos ofreció una burbuja inmobiliaria que cuando explotó nos dejó con todas nuestras vergüenzas al aire. Por lo menos el anterior era simpático. Este soberbio llegó a creerse su propio cuento y llegó a creerse el salvador de Europa. Menos mal que la explosión de la burbuja inmobiliaria dejó un poco las cosas en su sitio. Mientras,  los Catalanes y los Vascos aprendían a hablar en catalán y en vascuence mientras se cerraban sus industrias y hoy estas dos regiones no son ni una sombra de lo que fueron.
Además, ambos instalaron la cultura de la corrupción en nuestra patria, llegando esta hasta niveles atosigantes y que hicieron crear una atmósfera irrespirable donde los españoles se acostumbraron a ir a votar con la nariz tapada. La orgía de robos por vías explícitas e implícitas a nuestros conciudadanos nació durante el mandato de estos dos próceres y continúa hoy en día.
Y después vinieron los tres julais…
Un Zapatero que desenterró el guerracivilismo para tapar sus carencias y su incapacidad de lidiar con la explosión de la burbuja inmobiliaria.
Un Rajoy que con una mayoría absolutísima no se atrevió a derogar las leyes del anterior sujeto. Y que en el tema económico pasó sin pena ni gloria. Sin ser capaz de comenzar la reindustrializacion del país.
Un Pedro Sanchez que nos ha regalado un gobierno social-comunista que acabará arruinando a los autónomos del sector servicios y a causa de su sectarismo será mejor dejar de hablar de él, para no meternos en líos. Pero la ruina de España está garantizada.
Así pues unos por otros la casa sigue sin barrer, encaminándonos a la ruina y al fraccionamiento de España debido a los enjuagues que todos estos han hecho con los separatistas. Una España donde los niños no aprenden a hablar en español y donde la cultura del mérito y del esfuerzo se ha dado por finiquitada.
Pero que los medios de masas no nos hablen de dos presidentes buenos y de tres malos. En los mandatos de los dos primeros se sembraron las malas hierbas de la vagancia, el hedonismo, el nihilismo, la doble moral y el abandono de los altos ideales. Todo lo que ha llevado a España a la ruina. Lo que pasa es que los tres julais también han puesto mucho de su parte para que el colapso de nuestra nación se produzca.
Así que le diremos a González y Aznar que menos lobos caperucitas. Que donde están aquellos Barreiros, aquellos Ebros, aquellas Derbys, aquellos Pegasos, aquellas Puch, y etc, etc, etc? Que queda de aquellas industrias, orgullo de nuestra nación, que nos llevaron a ser la novena potencia industrial del mundo?
Solo finiquitando el oprobioso régimen del 78 y sus nefastas autonomías podrá tener una oportunidad nuestra gloriosa nación para reindustrializarse. Solo acabando con esta mediocridad y esta vileza podremos volver a levantar el vuelo.  Por ello estoy tratando de reorganizar FE-JONS Zamora y a la vez de impulsar la creación de un Frente Nacional con todos los partidos patriotas.
Para hacer ver a los españoles en que manos estamos y que ya va siendo hora de que nos vuelvan a gobernar los mejores, un gobierno de concentración que contenga a hombres de valía y capacidad demostrada, que nos salven de esta decadencia y que nos entreguen una España Grande, que es lo que se merecen nuestros hijos y nietos.
Por todo eso que les estoy contando les ruego que recen por mi, para que mis esfuerzos en estas tareas lleguen a buen puerto y que un día nuestro Frente Nacional nos ofrezca un gobierno digno de nuestra gloriosa historia.
Manuel Fernández Prieto ( El Correo de España )