EL LABORATORIO ANDALUZ DEL CAMBIO EN ESPAÑA

La constitución de la Mesa del Parlamento andaluz inauguró la legislatura del cambio desde que echó a andar la autonomía. Por primera vez, y en correspondencia con lo expresado por los votantes, el control de la cámara autonómica pasa a manos de una coalición de centro-derecha fruto de un pacto entre PP, Cs y Vox. El PSOE cuenta con dos miembros, pero Adelante Andalucía declinó la invitación cursada desde Cs para salvar su relato de oposición.

La presidencia recae en Marta Bosquet: será una prueba de madurez para la formación naranja, que pasa de los pactos externos a involucrarse en el gobierno de las instituciones, presumiblemente también del Gobierno andaluz. Cs ya ha demostrado su capacidad de acuerdo; es hora de que pruebe también su capacidad de gestión para, en coalición con el PP, ejercer su discurso regenerador desde el poder.

No será una legislatura fácil, en una cámara polarizada donde el populismo de izquierda y derecha tensará los debates -ayer ya vimos el espectáculo de los juramentos- y será obligado buscar pactos variables según materias. Nada que no suceda en Europa. El pluripartidismo ha llegado para quedarse. Andalucía está llamada a ser el laboratorio de un nuevo ciclo político en España.

El Mundo