EL MÉRITO ES DE MERKEL

Que nadie se equivoque. Aquí quien más mérito tiene del éxito de la última cumbre europea, en la que España no ha salido malparada, es Angela Merkel. Conviene hacerle justicia a la mujer de hierro que nos enseñó el camino de la austeridad hace diez años.

Ella fue la que advirtió el lunes pasado acerca del serio riesgo de insolvencia en el que podría entrar la UE, además de querer relanzar el proyecto europeo.

Sánchez aquí pintó poco y hablar, hablar, habló casi nada. La canciller alemana, de nuevo, asumió el liderazgo. Lo viene haciendo en la última década, con una gestión rigurosa.

Al mismo tiempo, nos ofrece una imagen de buen gobierno en Alemania, y mantiene un discurso claro y sostenido dentro y fuera del país que gobierna.

Ya me gustaría a mí tener una Merkel en España. Su capacidad de hablar claro es algo a lo que no estamos acostumbrados en estas latitudes.

Lo hace de la misma manera para los suyos que para los que la combaten. Cree en Alemania y cree en Europa.

Si de verdad viene, tras el Covid, un nuevo tiempo de bienestar, se lo debemos a ella.

El Astrolabio ( ABC )