EL MUNDO DE AYER

La nueva segunda autoridad de Cataluña, a la espera de que sea nombrada la nueva primera, ha citado en su investidura un único autor en su discurso: Stefan Zweig, un escritor de entreguerras algo cursi y decadente, pero ciertamente valioso, que salió del purgatorio de los quioscos y la literatura popular hace unos años para convertirse en un inesperado maître à penser: “Nuestro mundo tiene espacio para muchas verdades y no sólo para una, y simplemente si las personas quisieran, podrían convivir unas con otras”.

 El relativismo cultural y político llevó a Europa a los campos de la muerte; y Zweig prefirió no vivir para verlo, pero tampoco para ver cómo los nazis perdían la partida. Esperemos que esta vez el independentismo entienda que para convivir con los que están en su contra hay que dejarlos primero vivir.

Tadeu ( El Mundo )