EL » NO » ES TAL VEZ

Acierta Pablo Casado al sentarse a dialogar sobre un macroplán de recuperación de España tras la crisis del Covid.

Atina también al imponer el marco donde debe desarrollarse ese intercambio de puntos de vista, diagnósticos y posibles soluciones.

Se equivocaría si entrega un cheque en blanco a Sánchez. La trayectoria del presidente invita a pensar que es un hombre de poco fiar y que, con estos posibles acuerdos, busca tapar sus vergüenzas, que en esta pandemia son muchas.

Una parte de la sociedad española, cada vez mayor, demanda diálogo y acuerdos, pero no a cualquier precio. No vale invocar la mística de la Transición para justificar una reedición de los Pactos de la Moncloa. Es otra España y es otro problema.

Hay muchas diferencias entre las dos ópticas que hoy representan Gobierno y oposición. Y en eso consiste la democracia: si este Gobierno no sabe -ni puede-, que deje paso a otro. Aunque pierdan cuidado, no ocurrirá.

El promotor del «no es no» ha tenido la suerte de encontrarse enfrente a gente racional y responsable y pasaremos al «acuerdo, si es posible».

Tampoco tengo claro que esto resuelva todas nuestras desgracias.

El Astrolabio ( ABC )