EL PARO Y EL BANCO DE ESPAÑA

El actual Gobierno en funciones del Reino de España atesora el dudoso mérito de parecerse al de Donald Trump cuando descalifica a la Reserva Federal por no gustarle sus comentarios acerca de la acción económica de su ejecutivo.

Los datos de empleo conocidos ayer, al calor de la reforma laboral de Rajoy y con el presupuesto prorrogado -por segundo año- de Rajoy, sirven al portavoz sanchista para reprender al Banco de España acerca de su análisis contrario a la subida del salario mínimo interprofesional.

Lo cierto es que la contratación de trabajadoras del hogar afectadas por el SMI ha bajado, el empleo indefinido desciende todavía más y el de calidad brilla por su ausencia. Las recetas milagrosas de los socialistas no aplican. 19,4 millones de personas trabajando y cotizando a la Seguridad Social es, sin duda, una buena noticia.

Pero a nada que se examine con un mínimo de rigor, el equipo económico de Sánchez debería callarse porque no se improvisa una situación así de la noche a la mañana, y menos echando la culpa al grupo de estudio más serio en la materia, como ha demostrado ser el Banco de España.

El Astrolabio ( ABC )