EL PASADO COMO IDEA

Es curioso observar cómo el discurso aparentemente revulsivo y progresista de la extrema izquierda que hoy aúpa al Gobierno de España esconde viejísimas ideas y propuestas, ya superadas en la mayoría de países que las sufrieron.

En realidad, el PSOE de Sánchez y el Podemos de Iglesias han devuelto a la sociedad española debates propios de los años treinta del siglo pasado. Todo rancio. Pero gracias a eso se mantienen. Son los asuntos que discutían nuestros abuelos, aunque ahora se hagan con iPhone, Twitter y televisiones amigas.

Ahora bien, si usted les pregunta qué plan tienen para mejorar la vida de los ciudadanos, no se les ocurrirá nada, más allá de mover la tumba de los restos de Franco. Sobre la crisis laboral que se cierne en torno a la robotización de la industria, cero. Sobre el suicidio demográfico que padece España, cero.

Sobre el desafío que plantea el comercio electrónico, cero. Sobre la disrupción tecnológica, cero. Sobre cómo será nuestro país con las oleadas de inmigrantes, cero. Sobre el futuro, cero. Sobre el presente, cero. Solo les interesa el pasado.

El Astrolabio ( ABC )