EL PASADO REGRESA

Dice el terrorista, secuestrador y pistolero Arnaldo Otegui que hay mucha gente en España empeñada en no olvidar el pasado y la verdad es que no es el único  que reclama la amnesia de las atrocidades que cometió ETA porque para ellos – como para todos los nacionalistas violentos – el fin justifica los medios  y bien muertos y asesinados están quienes cayeron bajo las balas  de ETA durante la dictadura de Franco y los cuarenta años de democracia que la siguieren.

De un personaje innoble  como Otegui ni me sorprende ni me incomoda nada de lo que pueda decir , porque bien es sabido que la cabra tira al monte y el cabrón a sus tristezas sin que nada pueda hacerse para evitarlo, pero alguna réplica merecen quienes alzan su voz lamentado que haya sido detenido en Francia un tipo al que la justicia le imputa numerosos asesinatos entre otros la muerte de 11 personas, entre ellos seis niños,  en el atentado que perpetró contra el cuartel de la Guardia Civil de Zaragoza.

Si Josu Ternera se colgase una medalla por cada persona que ha asesinado u ordenado eliminar cubriría todo su cuerpo y, por más que haya quienes deseen ignorar su curriculum sangriento, los hijos, hermanos, esposas o padres de sus víctimas tienen derecho a recordarlos.

Yo podría acabar aquí mi comentario pero me faltaba un personaje al que no quiero restarle protagonismo porque se lo ha ganado a pulso.

Me estoy refiriendo  a Jesús Eguiguren, socialista vasco que con cara de tristeza por la detención en Francia de Josu Ternera , lo ha calificado como “el héroe de la retirada de ETA”, y no me sorprende que un hombre violento se sienta solidario  con el asesino etarra, porque el que fuera Presidente del partido socialista de Euskadi es un maltratador condenado por la justicia por darle una paliza a su mujer porque sospechaba que mantenía relaciones con otra paisana.

Tal vez sus compañeros nunca se lo han tenido en cuenta  porque pertenece a un partido que tiene por bandera el feminismo, un  valor y un concepto que algunos creen que se resuelve  terminando todas las palabras en A.

Es cierto que,como dice Otegui,  en España hay mucha gente empeñada en no olvidar el pasado y a mí no me parece mal que mantengan vida esa memoria, tanto los que se sienten víctimas de la dictadura franquista como los que lo son de la dictadura etarra.

No merecen ser blanqueados ni uno ni los otros porque la historia no  debe ser manejada a conveniencia del que la escribe.

El pasado regresa hasta que paga su deuda.

Diego Armario