Con aspecto moderado
es bastante radical,
a los no vacunados
quería multar y encerrar.

Ganó varias elecciones
en su Galicia natal,
por eso sus seguidores
lo quieren líder nacional.

Defensor de la vida
y del aborto aún más,
típica esquizofrenia
del Partido Popular.

Amigo de un narcotraficante
con el que sale a navegar
en un bonito yate
de su narco propiedad.

Católico descafeinado,
este conservador liberal
vive amancebado
con quien lo hizo papá.

Su política preferida
se condensa en privatizar,
pero no cobra mordidas,
no vayáis a pensar mal.

La agenda globalista
trabaja por implantar,
al servicio de su amo:
el judío internacional.

Dios nos pille confesados,
si llega a gobernar,
la peor distopía
haría realidad.

Mateo P. García ( El Correo de España )