La rehabilitación de a rehabilitación de Josep Lluis Trapero como responsable de los Mossos d´Esquadra después de haber sido absuelto por la Audiencia Nacional refleja la inutilidad de dejar impunes las conductas del separatismo y el grado de provocación que sigue cultivando la Generalitat. Porque fuera un delincuente o no, lo cierto es que su gestión «político-policial» en favor del golpismo con el que Carles Puigdemont desafió al Estado declarando la independencia de Cataluña, debería inhabilitarle para volver a liderar ese cuerpo policial. Trapero no es ningún «juguete roto» del sistema al que un juicio destrozó inútilmente su carrera por ser inocente. Puede no ser culpable de cometer delitos, pero sí lo es, y nunca se ha mostrado arrepentido, de haber codirigido desde una institución legítima del Estado un entramado creado precisamente para destruir las bases democráticas de ese Estado. Con Trapero el independentismo reactiva aquella indigna consigna del «apreteu» contra España. como responsable de los Mossos d´Esquadra después de haber sido absuelto por la Audiencia Nacional refleja la inutilidad de dejar impunes las conductas del separatismo y el grado de provocación que sigue cultivando la Generalitat.

Porque fuera un delincuente o no, lo cierto es que su gestión «político-policial» en favor del golpismo con el que Carles Puigdemont desafió al Estado declarando la independencia de Cataluña, debería inhabilitarle para volver a liderar ese cuerpo policial.

Trapero no es ningún «juguete roto» del sistema al que un juicio destrozó inútilmente su carrera por ser inocente. Puede no ser culpable de cometer delitos, pero sí lo es, y nunca se ha mostrado arrepentido, de haber codirigido desde una institución legítima del Estado un entramado creado precisamente para destruir las bases democráticas de ese Estado.

Con Trapero el independentismo reactiva aquella indigna consigna del «apreteu» contra España.

ABC

viñeta de Agustín Muro