El PSOE respaldó este lunes en el Congreso un endurecimiento de la prisión permanente revisable con un agravamiento de las penas para aquellos asesinos que escondan el cuerpo de la víctima y no revelen su paradero, como ocurrió en el caso de Marta del Castillo.

Bienvenido sea el PSOE al sentido común y al realismo penal porque era una cuenta pendiente de nuestra democracia que solo abría la puerta a la impunidad.

Y más aún, después de que el PSOE recurriese ante el Tribunal Constitucional la ley de prisión permanente revisable aprobada por el PP, y de que los magistrados avalasen la plena legalidad de la medida. El PSOE siempre consideró regresiva esta medida. Ahora la aplaude y endurece, todo un giro que merece el elogio.

En cambio, Podemos dio muestra de su absoluto desnortamiento y descomposición: primero Echenique anunció que votaría a favor, lo cual fue una sorpresa, y dos horas después se desmintió a sí mismo, rectificando. Incomprensible.

Todo en Podemos empieza a ser una broma.

ABC