EL PSOE PRETENDE ELIMINAR LAS LIBERTADES PARA IMPONER SU MALÉFICA VERSIÓN DE LA HISTORIA

Hay una palabra que define al PSOE y toda su historia: la corrupción. Su corrupción abarca todos los planos: político, económico y, desde hace varias décadas, sexual. Sus “valores” son los valores de la corrupción.

La corrupción política del PSOE radica en la presentación de sus actos más tiránicos y totalitarios  como pruebas de libertad y democracia. O en su “representación” de los trabajadores, a quienes siempre ha engañado y estafado.

La “representación” de los trabajadores por el PSOE puede resumirse en tres cifras: con Largo Caballero, 1 millón de parados; con Felipe González, 3 millones; con Zapatero, 5 millones.

Una muestra palmaria de corrupción política: el partido de historial más antidemocrático y guerracivilista de los últimos cien años quiere imponer a todos los españoles su “Himalaya de falsedades” sobre la historia.

De la corrupción económica del PSOE no hace falta hablar: ha distinguido especialmente a ese partido desde antes de la guerra civil hasta la más inbmediata actualidad.

La corrupción sexual del PSOE consiste en un enfoque de la sexualidad que la opone a la procreación, la desliga de la relación complementaria entre hombre y mujer, la reduce al placer obtenible por cualquier modo, desde la coprofilia a la pederastia, y entiende como un “derecho” la destrucción de vidas humanas en el seno materno.

El PSOE no solo pretende eliminar las libertades  para imponer su corrupta versión de la historia. También pretende secuestrar a los niños para inculcarles sus “valores” sexuales.

Propuesta de insignia: “No acepto que los niños sean adoctrinados en los “valores” de un partido tan corrupto como el PSOE”.

Una banda de estafadores y tiorras perturbadas gobierna hoy España. Algunos concluyen: “la democracia conduce a eso, es un mal sistema”. La realidad es la contraria. Desde Zapatero tenemos un régimen que ataca sistemáticamente las normas y valores democráticos.

Hemos llegado a esta situación porque PSOE y separatistas, el nuevo frente popular,  no han tenido oposición, sino colaboración del PP. El PP es tan responsable como el PSOE del progresivo arrasamiento de la democracia.

El PSOE siempre se ha aliado con los movimientos más antiespañoles y  liberticidas: desde los separatismos al feminismo. Respecto a este, alguien debería recopilar sus consignas, expresión de sus “ideales”. Así se entendería la “cosa” sin equívocos.

Pío Moa ( El Correo de Madrid )

viñeta de Linda Galmor