EL PSOE TRAICIONA A LOS ASESINADOS POR ETA

Pilar Ruiz Albisu, madre de Joxeba Pagazaurtundúa, escribió en 2005 una carta abierta a Patxi López que resumía su decepción con el líder socialista vasco en unas frases terribles:

Ya no me quedan dudas de que cerrarás más veces los ojos y dirás y harás muchas más cosas que me helarán la sangre, llamando a las cosas por los nombres que no son. A tus pasos los llamarán valientes. ¡Qué solos se han quedado nuestros muertos!

Se cumplía el segundo aniversario del asesinato de su hijo a manos de ETA, y José Luis Rodríguez Zapatero ya había puesto en marcha el proceso de rendición ante la banda terrorista gracias al cual Bildu presume hoy día de quitar y poner presidentes del Gobierno.

Aquellas palabras de una madre indignada por la traición a la memoria de su hijo asesinado, perpetrada precisamente por los que más motivos tenían para defenderla, cobran estremecedora actualidad con por culpa de los eurodiputados socialistas que votaron este miércoles en contra de una resolución para investigar los casi 400 asesinatos etarras que siguen pendientes de esclarecer.

No por casualidad, semejante infamia se ha perpetrado tras el apoyo de los bildutarras a la investidura de Pedro Sánchez y tan sólo un día después de que la socialista María Chivite pactara con ellos los Presupuesto navarros.

Difícilmente podría concentrarse tanta iniquidad en tan corto espacio de tiempo: el PSOE se está hundiendo en unas simas de indignidad de donde le resultará muy difícil salir. ¿No hay ningún socialista decente con mando en plaza que alce la voz en nombre de sus compañeros asesinados? Es una pregunta que quizá se hagan tantos españoles estupefactos.

Hace quince años, un Patxi López lacayo de Zapatero hizo cosas que helaron la sangre a la matriarca de los Pagaza. Hoy, Sánchez sigue los pasos de su mentor y no sólo gobierna gracias al partido que jalea a los asesinos de Joxeba, sino que remata a los muertos a los que no se ha hecho justicia en pleno Parlamento Europeo.

Y todavía tendrán la odiosa desfachatez de proclamar no sólo que ETA está derrotada, sino que la derrotaron ellos. Cuánto traidor infame.

Libertad Digital