EL SUPREMO PROHÍBE A TV5 EMITIR » PASAPALABRA »

El Tribunal Supremo ha desestimado el recurso de casación interpuesto por Mediaset España contra la sentencia de la Audiencia Provincial de Madrid sobre el contrato suscrito con la productora ITV, en relación con los derechos de emisión del programa ‘Pasapalabra’ y tendrá que cesar «inmediatamente» la emisión del programa que presenta Christian Gálvez.

La Audiencia Provincial acordó condenar a Telecinco a «cesar inmediatamente» la emisión del formato, quedando además prohibido «reanudar en el futuro, la emisión, edición, producción, reproducción, comunicación pública, distribución, transformación y toda y cualquier otra forma explotación, por sí o a través de terceros, del programa ‘Pasapalabra’, así como de cualquier otro programa de televisión que tenga un formato idéntico o similar al del programa ‘Pasapalabra’ o que tenga la denominación ‘Pasapalabra'».

El concurso es uno de los grandes activos de Telecinco ya que tiene unos notables datos de cuota de pantalla cada día y ejerce de efecto arrastre para que los espectadores, a continuación, vean “Informativos Telecinco”. Ayer, obtuvo un 17,9 por ciento de cuota y más de dos millones de espectadores.

El pleito entre Mediaset y el grupo británico ITV Global viene de lejos. Sus encontronazos en los tribunales se remontan a 2010. Ahora se vive un nuevo capítulo en el que el Supremo entra en juego y, al parecer, ha decidido que Telecinco debe dejar de emitirlo.

Según la sentencia a la que tuvo acceso «Expansión», aunque el Supremo haya admitido a trámite el recurso que la compañía había presentado hace dos años contra la sentencia de la Audiencia Provincial de Madrid de 2016, en su mayor parte ha sido denegado.

En ese momento el fallo de la audiencia condenaba a Mediaset a que la cadena cesase la emisión y que tampoco utilizase el nombre del espacio, además del pago de 5,4 millones a la cadena británica en virtud al contrato que firmó con ITV Global, por el cual el grupo británico le cedía por tres años el formato a Telecinco para su emisión en nuestro país.

Posteriormente, este acuerdo fue rescindido de manera unilateral por el canal, que alegaba que ITV no era propietario de algunas de las claves del programa, como el popular «rosco» y el nombre del concurso. Además, la Audiencia le condenó al pago de 454.219 euros por las ganancias que la cadena principal de Mediaset por el «merchandising» de productos basados en el programa entre el 1 de febrero de 2010 y el 1 de julio de 2012.

La pelota ahora está en el tejado de ITV Global, que podría solicitar una ejecución provisional de las cuestiones que son firmes.

La Razón