EL TAFANARIO DE SÁNCHEZ Y EL ARTICULO 99

Artículo 99. 1 de la (aparentemente) vigente Constitución española: «Después de cada renovación del Congreso de los Diputados, y en los demás supuestos constitucionales en que así proceda, el Rey, previa consulta con los representantes designados por los Grupos políticos con representación parlamentaria, y a través del Presidente del Congreso, propondrá un candidato a la Presidencia del Gobierno».

¿Conoce alguien qué consultas ha realizado el Rey y con qué representantes designados por qué partidos políticos? Más bien parece que mientras Sánchez mandaba al Rey a Cuba a un viaje que mancha el buen nombre de la Monarquía española, el presidente del Gobierno en funciones aprovechó la página del artículo 99 de la Constitución para limpiarse lo mencionado en el titular de esta columna.

Desde que Sánchez se convirtió en presidente del Gobierno no ha parado de menoscabar la institución de la Jefatura del Estado. Ayer lo hizo con especial saña mientras los Reyes eran obligados a posar ante la imágen de dirigentes cubanos que han violado los derechos humanos sin pedir perdón jamás.

Después de perder millón y medio de votos por la genialidad estratégica de Iván Redondo, el asesor tenía que dar un golpe de efecto para seguir cobrando su sueldo. Ayer lo hizo con creces e incluso se atrevió a posar ante las cámaras rodeado de los supuestos negociodares del acuerdo.

Un (pre)acuerdo de gobierno con diez puntos que tenían enunciados que hasta yo apoyaría: 1) «Consolidar el crecimiento y la creación de empleo». ¿Hay alguien en contra? 2) «Trabajar por la regeneración y luchar contra la corrupción». Como para oponerse a ello. 3) «Lucha contra el cambio climático».

Hay que tener demasiado valor para decir que el clima va a seguir cambiando hagamos lo que hagamos, como lleva haciéndolo miles de años. 4) «Fortalecer las pequeñas y medianas empresas». Ésta es la noticia más relevante del acuerdo. Porque es muy bueno saber que ya hasta los comunistas están a favor de los empresarios. 5) «El reconocimiento de la dignidad de las personas».

¿Hay alguien que se oponga? 6) «Asegurar la cultura como derecho». ¿Quién niega ese derecho? 7) «Garantizar la seguridad, la independencia y la libertad de las mujeres» ¿Es que Ana Pastor, Rocío Monasterio e Inés Arrimadas están en contra? 8)«Revertir la despoblación» ¿Pedía algún programa electoral seguir vaciando España? 10) «Justicia social y equilibrio presupuestario».

Fabulosa petición del presidente del Gobierno que gasta sin fin, incrementando el déficit sin parar. Y 9) «Garantizar la convivencia en Cataluña». El colmo. Podemos ha firmado este documento en la misma mañana en que en el Parlamento de Cataluña ha realizado una nueva llamada a la autodeterminación violando las decisiones del Tribunal Constitucional.

Para el socio de Sánchez «la igualdad entre todos los españoles» que proclama el acuerdo presentado ayer en las Cortes Españolas pasa por la autodeterminación de Cataluña. Éste es el socio que hogaño demuestra por qué decía Sánchez hace una semana que le producía pesadillas tenerlo en el Gobierno.

No sería para menos. Pero no es verdad. Porque como no me canso de repetir, este Gobierno demuestra cada día que la mentira es un instrumento legítimo de la acción política. Veamos ahora hasta cuándo dura esta farsa patética.

Ramón Pérez-Maura ( ABC )