Con este desgobierno todo es posible, y los moros protagonizan una operación masiva de tanteo sobre Ceuta con 9000 personas y los que aún lleguen a esta ciudad autónoma que con Melilla y las Islas Canarias forman la voluntad del sátrapa Mohamed VI, rey de Marruecos.

Ya hay problemas sin resolver como es el caso de Sahara Español, ocupado ilegalmente en 1975 aprovechando la circunstancia de un Franco agonizante. Problemas con las aguas jurisdiccionales, la pesca, etc., y demás, por la falta de vigilancia al moro, que desatiende un gobierno que se ocupa de estupideces y todo le importa más que defender a España que le importa un carajo.

El presidente dio una clase ex cátedra y aterrizó en el Tarajal adonde al verlo los españoles le formaron un buen carajal. Le llovían flores cual nube de pedrisco. Lo más bonito que le llamaron, fue hijoputa.

Esto lo silencian sus medios como la llegada antes que él de Santiago Abascal, que fue aclamado por todo lo alto con los gritos de Presidente, Presidente!!!, aunque según Errejón, rejón de muerte del niño probeta, fue a provocar como cuando fue a Vallecas, y según la panda en cuestión. A provocar? Qué diferencia con la recepción de Pedro Sánchez, en la ciudad autónoma…

Este es el ensayo de otra marcha verde mientras Marruecos se está armando hasta los dientes: un tremendo arsenal, listo para dentro de tres años, aviones de combate, buques, helicópteros de guerra, un sistema de antimisiles y de defensa antiaérea, carros de combate, y todo dispositivo para la invasión, sin problemas porque lo primero que quieren hacer es lanzar una nube de confetis sobre la Moncloa, en honor y gloria de Zapatero y Sánchez, por haberles puesto España lo  que se dice a huevo.

Zapatero y Mohamed VI se fotografiaron el año 2003 antes el mapa que será el imperio del Moro. Incluye desde lo que ya ven a punto de caramelo, hasta toda Andalucía. Zapatero ya empezó alentando el expansionismo marroquí, porque entre los enemigos interiores que son los socialistas y los exteriores como Marruecos debía haber buena llevanza. Y de aquellos polvos vienen estos lodos.

Los moros que para estos son linces, saben que lo mismo que estos politicastros dejan desmembrarse España o la separación catalana, ellos puede reclamar Andalucía porque creen que es suya. “A un Moro nunca le des la espalda”, me dijo un sabio una vez.

Pero a este gobierno que de sabio no tiene nada, pues ya se la clavaron por detrás, hasta la bola, y lo sufriremos todos menos él. Acaba de concederle una subvención de 30 millones para que la policía marroquí atienda las fronteras coincidiendo con esta movida cuando la policía marroquí les abrió las puertas e invitó a que entraran en España. Eso sí que es desatender sus funciones. Esto es poner el zorro a guardar a las gallinas. Voten progresista!!!

El islamismo y el comunismo son los mayores peligros que se ciernen sobre España, y vemos cómo esta realidad es una evidencia que se cumple. Poco a poco, porque los moros dicen que no tienen reloj pero que tienen el tiempo y lo aprovechan. Cortan cabezas en silencio que es un primor.

Esta invasión masiva no es más que un tanteo a ver cómo respira quien ya está ahogado. Con los socialistas en el poder puede pasar de todo, pero todo malo. Las feministas no se meten con el islam a defender la mujer. Es mejor criminalizar a los hombres en España…

Resulta que todo se debe a la disculpa del pájaro ese enfermo de COVID que está en España confinado y en busca y captura, reclamado por la Audiencia Nacional. Es el líder del Frente Polisario, Brahim Gali, hospitalizado en secreto en Logroño. El dirigente saharaui fue trasladado desde Argelia con pasaporte falso, a donde estaba siendo tratado por la enfermedad infecciosa.

Que digan que es por acoger en un hospital español a un líder del Frente Polisario, enemigo de Marruecos, como si dicen misa, la procesión va por dentro y bien sabemos en qué consiste.  Bien sabemos cómo son los moros, y mejor los socialistas que los sufrimos todos los días.

No teníamos bastantes problemas que, como éramos pocos, parió la abuela.

Fígaro ( El Correo de España )