EL TAXI NO PUEDE DEFENDERSE A GOLPES

Madrid se suma hoy a la huelga de taxis de Barcelona por la enquistada disputa entre el sector y las empresas de vehículos con conductor (VTC).

En la ciudad condal se han producido serios incidentes con brotes de violencia deplorables. Ayer, en la capital de España, fue denunciado un nuevo ataque de un taxista a un VTC cuando circulaba con un cliente.

Más allá de la justicia de las reivindicaciones y de la necesidad de poner orden en el marco regulatorio, estos actos de matonismo son inaceptables y restan razones.

La Razón