EL TROVADOR

Al escuchar cantar al trovador,
con su bella música florida,
es momento de la despedida,
de apagar el horizonte.

Y dando gracias a la vida,
dormida quieta en mi lecho,
con mis manos en el pecho,
emprenderé la partida.

Buenas noches y feliz descanso.