EL VALOR DE LA INFORMACIÓN

Ahora más que nunca, son necesarios los periódicos diarios. Seguimos siendo la fortaleza de la fiabilidad informativa, frente a esa corriente un tanto caótica que aprovecha nuevas vías para fomentar el desconcierto. Si la actualidad resulta ya desordenada por sí misma, ahora se ha vuelto todavía más.

Cada minuto cambia el paisaje. De ahí la relevancia que cobra esa labor de valorar, jerarquizar, explicar, ordenar, contextualizar, documentar, divulgar y acercar hasta los lectores todo aquello que de importancia tiene este maremoto de titulares que nos ha traído la crisis del coronavirus.

En Italia se decidió que solo tres tipos de establecimientos sigan abiertos: farmacias, alimentación y quioscos. Es la hora de aquellas cabeceras fiables, cuyos atributos se vinculan con el rigor, la seriedad, el compromiso con la verdad, la defensa de los valores democráticos y ciudadanos…

En definitiva, es la hora de ser más que nunca un servicio público. Aquí estaremos. Los vamos a acompañar. En este tiempo incierto y difuso, un periódico diario es un país, una nación, hablándose a sí mismo. Más que nunca.

El Astrolabio ( ABC )