EL VIRUS SÁNCHEZ HA MUTADO

De ir por la vida de sobrao, más chulo que una perdiz con ligas, Sánchez ha fallado en la elección de sus socios de gobierno y en el plantel de inútiles que ha elegido para sentarlos en el Consejo de Ministros. Tras gestionar una crisis sanitaria tarde y mal, con decenas de miles de muertos en su currículo, Sánchez recula y acobardado intenta salvar su careto agujereado como sea.

¿Es lícito implorar unos Pactos de la Moncloa tras despeñar al pueblo por un desfiladero?, ¿es el mecanismo adecuado conformar tal Pacto con el responsable de un desaguisado sanitario con resultado del cuádruple de muertes por no haberse cogido el toro del virus por sus cuernos, a tiempo y con los medios adecuados?

El presidente Sánchez ha mutado de chuleta a acojonado y en esa tesitura no cabe Pacto alguno que valga ¿Pacto con un incompetente sin solución posible?,¡no, gracias!

Su descabellada idea de mezclar socialistas con comunistas, añadirle una gotitas de independentistas vascos y un chorreón de independentistas catalanes ha resultado un licor venenoso que han hecho beber a todo el país envenenando a la ciudadanía, ya que no todos los medios valen para llegar al poder, porque después pasan cosas como estás y la pagan los nuevos muertos y los nuevos parados, dado que ni los muertos tendrían que estar muertos ni los parados parados.

Sánchez ni está capacitado para reconducir un holocausto nacional y en absoluto está legitimado para gestionar el duelo de una tragedia. Además se ha convertido en un problema tanto aquí como en Europa, su credibilidad es cero, nula, inexistente. Qué imagen no tendrá en Europa y resto del mundo que los holandeses pretenden regalarle cientos de miles de euros sin papeles, sin interés, sin condiciones…porque de entrada saben que Sánchez es incapaz de reparar y devolver la ayuda que se le preste, como la ruina en ha sumido a España puede lesionar el crecimiento de Europa.

La credibilidad de este maniquí cabeza hueca cae por minutos, las televisiones comienzan a darle la espalda temerosas de que también las arrastre a la ruina, el plante de un numeroso grupo de periódicos le ha hecho dar marcha atrás y quitar la censura previa a las preguntas que se formulaban a su ministros en las ruedas de prensa de la Moncloa.

Sánchez ha mutado, de chuleta pasado de rosca ahora se ha convertido, aun siendo anticlerical, en ese mendigo a las puertas de las iglesias que pide limosnas propias de la caridad cristiana: aquí en España implora unos falsarios Pactos de la Moncloa con los que sobrevivir, cuando sabe de sobra que está acabado, finito, caput; allá en Europa implora dinero para seguir pagando a las asociaciones feministas radicales, más de 20.000 en toda España, que le garanticen una nueva reelección con sus feminazis votos.

Sánchez no merece ningún Pacto, no podemos perder más tiempo. España precisa de una Gestora de Crisis, apartar a Sánchez, poner a una persona independiente y solvente, enderezar el rumbo del país e ir a Elecciones Generales una vez se estabilice la economía y las familias hayan tenido tiempo para dar curso a su duelo, el referido a sus seres queridos que no tenían que haberse ido tan pronto y tan de mala manera, sin un adiós.

NOTA: Observe en la foto cómo se quita la mascarilla, vaya ejemplo que va dando. Así no es, miarma, así nooo, ¡madre mía!, ¿ni quitarse la mascarilla sabe…?

José R. Barrios ( El Correo de España )