ELOGIO DE LA ESPERANZA

El Covid nos despertó de un sueño en el que nos creíamos todopoderosos. Apareció, así, la fragilidad que es consustancial con la condición humana, y de nuevo la muerte nos igualó a todos. ¿Saldremos mejores? Seguramente no. Seguiremos más o menos igual de mezquinos.

Las simplificaciones siempre afloran en estos capítulos de la historia. Cuando pasen los años, tal vez entonces, se podrá hacer balance de los posibles avances de la musculatura emocional de nuestros coetáneos.

De momento, confiemos en que la ciencia, siempre al rescate de la humanidad, avance hacia la solución y hacia la luz. ABC, al igual que la semana pasada planteaba a sus lectores el debate de la libertad y sus amenazas, ofrece hoy los datos más rigurosos acerca de esa posible solución científica que devuelva la normalidad a nuestras vidas.

Reconozco que soy optimista en esta materia. Más pronto que tarde tendremos tratamiento y vacuna, y los seres humanos seguiremos siendo lobos para nuestros vecinos.

El Astrolabio ( ABC )