Esta semana ha sido, que digo esta semana, quería decir esta legislatura, ha sido de armas tomar y reírse a mandíbula batiente con las declaraciones de los «portavoces, portavozas y portavozos «de nuestro gobierno menchevique-bolchevique.

Que por cierto, en esta semana, han sido de lo más explícitos; eso si empezando por la vicepresidente/o/a, ministra de no se que, mas conocida por «la tucán», que da algo así como envidia en el extranjero, bueno eso dice ella, y desazón aquí, eso digo yo y los que oyeron su disertación acerca de las diferencias entre «ERTE», «paro» y lo que sea.

Pues bien, una ministra de Trabajo y vicepresidenta del Gobierno, que nació en Fene (La Coruña), y no precisamente en una familia obrera, se formó como abogado en Santiago y perfeccionó conocimientos en París, como cualquier hijo de trabajador o parado.

Pues bien esta señorita es pura definición, sobretodo cuando habla y puro comunista cuando va a las festividades del uno de mayo con los demás «trabajadores» eso sí, liberados sindicales, de UGT y CCOO, como hace cualquier ministro de trabajo en cualquier país del mundo.

Hasta ahora, lo normal es que en las fiestas de reivindicación obrera sean: los obreros, los campesinos y en algunos casos los estudiantes los que se manifiesten, pero lo raro es que sean los ministros del gobierno los que estén presentes y se manifiesten entre las filas de los obreros, campesinos y estudiantes en estas concentraciones.

Pero España es diferente, esto no es la Unión Soviética en la época de las luchas contra el Zar, aquí los ministros se van con los representantes de los sindicatos de clase a tomar cervezas y gambas, mientras los obreros que no son paniaguados se manifiestan en otros sitios y por su cuenta.

De todas formas, no entiendo mucho a esta ministro, seguramente porque todas sus explicaciones son parecidas a esa disquisición que hizo sobre «ERTE» y «paro», que también, tanto le gusto al otro ministro, el de Seguridad Social, que en ese momento la acompañaba y que sonreía, con una sonrisa totalmente inespecífica, mejor dicho casi anodina, que nadie consiguió averiguar si mostraba condescendencia o simplemente incomprensión y sorpresa por la calidad intelectual de quien expresaba las ideas de tan nula forma.

Esta semana y rizando el rizo de lo anteriormente contado, hemos hecho buena la frase de Groucho Marx: …//… Surgiendo de la nada, hemos alcanzado las más altas cimas de la miseria…//…; en este caso intelectual por un lado y de autocomplacencia y egocentrismo por otro, cuando en un rapto de humildad, el personaje en cuestión expresó que los Estados Unidos de Norteamérica con su Presidente, míster Biden, a la cabeza aprenderían de las soluciones e iniciativas que ella estaba llevando a cabo. Algo relativamente fácil, teniendo en cuenta la difícil situación cognitiva del mismo, por el avance continuo, en la mal disimulada situación mental del citado Presidente Norteamericano.

Como decía la canción de Revista: …//…no se de donde saca, «pa tanto como destaca»…//… porque las cifras, que el mismo ministerio nos da son, a saber: 4 millones de parados, 1 en «ERTE», cerca de otro en autónomos sin actividad, es decir unos siete millones de personas que no producen, en muchos casos no tienen ningún ingreso y muchas familias a cero en sus economías.

Unas 200.000 empresas han cerrado y además, hay casi un millón de vacunas astrazeneca «paradas» por no saber qué hacer con ellas, y seguramente más de cien mil muertos, no son capaces de que les salgan las cuentas, tras ese año y medio en que estando en el Gobierno, pues no han empezado a gobernar, no señor no, como dijo a continuación.

Gracias a Dios, lo dijo ella misma, cuando daba la lección a Norteamérica, que: «La Legislatura empieza ahora.

Los cambios empiezan ahora». Pues si comienzan ahora, ¿como hemos llegado desde que su Gobierno se hizo cargo de España a las cifras que tenemos? Y después de esas cifras resulta que según ella misma dice están ilusionados e ilusionadas, con más fortaleza y más unidos que nunca el Presidente y ella, en la lucha por dar esperanza a la gente. ¡»Vaya Toalla»!

Estimados lectores ¿que esta haciendo esta gente? Aparte de manifestarse contra la patronal y el Gobierno, del que ellos forman parte. Gobierno que curiosamente ha informado a la Comisión Europea de que nos va a subir los impuestos en 90.000 millones de euros, para apoyar a los 140.000 millones que Europa nos iba a prestaran, que no regalar y, que difícilmente cuajara ese préstamo, si las justificaciones en cuanto a su uso siguen siendo las que son, esas que están provocando que en pocas semanas hayan dimitido los principales hacedores del informe económico e inter-ministerial remitido a Bruselas sobre en que España se va a gastar los susodichos millones y que ni los propio de aquí se creen, aparte de que no se dice quien dirigirá el gasto. Lo más preocupante para Bruselas.

En fin la falta de vergüenza es notoria en esta gente que con casi dos años en los cargos no se han puesto todavía a trabajar, seguramente porque hacen piña con el diputado Errejón, ese que se lleva unos 107.000 euros anuales por ser quien es y de paso averiguar cómo conseguir la semana laboral de cuatro días, cuando lo más fácil seria preguntar a sus colegas ministros que como lo han hecho en el tiempo que todavía no les ha permitido empezar.

¡Poco nos pasa! Teniendo en cuenta que el «fraudillo» dice dirigir este País, aunque hemos descubierto, que hay que pensar mal ene ese sentido, porque el desastre electoral madrileño, resulta que tiene responsables y no precisamente el que actúa de Jefe.

Leguina, Redondo, Gabilondo, Lastre o Lastra, no tengo claro el nombre de la otra ex-cajera de supermercado de este Gobierno. En definitiva, ni transparencia, ni ejemplaridad, solo desidia y autocomplacencia.

En fin, esperemos que el titulado por el Foro de Davos como: «el joven líder» con más futuro y preponderancia de este país, un tal Casado, siga haciendo una oposición que oscila entre poco y nada, la cual por supuesto ayudara a conseguir de lo que presumía Marx, Groucho, no Carlos.

Y ahí lo dejo…

José Antonio Ruiz de la Hermosa ( El Correo de España )