EN LA CABEZA DE OTRO

Me he pasado el día viajando y  como la radio de mi coche funciona con la misma alternancia que la cabeza de Marta Rovira , no me he enterado de su sonata y fuga hasta que me he parado a tomar un café en Casa Juanito y se lo he escuchado a un paisano que vende decimos de una lotería que nunca toca.

Lo primero que se me ha ocurrido es que el fondo de resistencia que tienen recolectado los activistas de Òmnium Cultural y de la Asamblea Nacional Catalana no creo que dé para sostener el día a día se tanto fugado, teniendo en cuenta que el fantasma de Waterloo se lleva la mayor parte del botín, y que la generosidad de sus donantes puede que tenga un límite, salvo que ahora se demuestre que lo de “la pela es la pela” fue un bulo que se inventaron los franquistas para maldecir a los catalanes .

La segunda curiosidad que ha llamado a la puerta de mi mente analítica  se refiere a la manía que tienen de irse con cuentagotas, salvo que se trate de una estrategia de despiste que están llevando a cabo los valientes gudaris del procés para dejar en ridículo a la policía, a los jueces y al gobierno español que no se han dado cuenta que tienen enfrente a unos lideres de primer nivel que lo que pretende es ir formando la República Independiente Catalana, en Liechtenstein.

Primero convencieron a sus seguidores de que los Reyes Magos traerían la República, pero el verde esperanza se ha ido marchitando a medida que comprobaron que los evangelistas de su sueño imposible eran unos tramposos , poco aguerridos y muy dados a tomar las de Villa Diego, en cuanto notaban que se les estrechaba el esfinter.

Hace tiempo que intento meterme en la cabeza de otros para comprenderlos, y he llegado a la conclusión de que ni siquiera Sigmund Freud consiguió en su tiempo llegar a conclusiones definitivas sobre la complejidad del ser humano, porque las nuevas generaciones se empeñan en cometer viejos errores.

Estoy persuadido de que la psiquiatría es la profesión que más futuro tiene en Cataluña porque los traumas emocionales que están provocando los héroes y las heroínas de pacotilla del procès van a durar años, y los afectados no se rehabilitarán hasta que comprendan que las grandes causas o tienen líderes con dos pelotas y lideresas de firmes ovarios, o nunca prosperan.

Como estoy persuadido de que gente con más sexo que yo – con s y con x – está escribiendo cosas más sensatas sobre este asunto, no prologaré la agonía de mi pensamiento porque para debatir sobre la filosofía del absurdo siempre podremos encontrar en cualquier tertulia a los mamporreros de guardia de uno y otro lado dispuestos  a matar en favor del mejor postor .

Como decía un viejo sabio al que conocí , existen dos maneras de ser feliz en la vida : una es hacerse el idiota y otra es serlo.

Diego Armario

viñeta de Linda Galmor