Llegaron como banda de malhechores para instalarse en el poder y dinamitar el estado de derecho. Mientras el nefasto Rajoy se emborrachaba en un local de la Calle de Alcalá de Madrid, ellos tomaron el poder desde una moción de censura vergonzosa y claudicante. No es nuevo que estos criminales de la izquierda se aúpen al poder pisoteando a la derecha siempre traidora y mamporrera.

El Frente Popular de ahora es el mismo y significa lo mismo que aquel otro que provocó la guerra civil. Estos de ahora están llevando al caos total a un estado que se desmorona por días sin ningún síntoma de una posible reacción.

Están dinamitando el Estado contra una sociedad cada vez más empobrecida y dormida que incomprensiblemente sigue viviendo en un tancredismo altamente peligroso que nos aboca a la miseria del comunismo y sus métodos. Están atentando contra el Rey y su significado de símbolo de la unidad nacional y parece que el monarca se está dejando peligrosamente comer el terreno.

Estos tipejos se mueven entre la ocurrencia y el delito. Nos convirtieron en rehenes secuestrando nuestra libertad y masacrando a miles de ancianos en las residencias al socaire de la pandemia del virus creado en China. Miles de personas que murieron ahogadas y solas en las   dependencias hospitalarias mientras ellos aprobaban leyes contra todos para cerrar más el cerco totalitario que representan.

¿Y el pueblo como respondió a su estrategia de crimen y horror? Pues aplaudiendo desde los balcones y esta forma de actuar de la sociedad les dio la certeza de que habían vencido. Estamos en manos de unos analfabetos que no saben hacer la O con un canuto, pero que controlan nuestras vidas, que son un fraude, pero no importa, nos dejamos abofetear. 

Hace unos días llegaron con una ley de pensiones que es para echarse a temblar. Es la ruina de miles de españoles y no hubo ni un ápice de reacción social.
La última barbaridad que se les ha ocurrido es inventarse una reforma, nada más y nada menos, que de la ley de seguridad nacional para retorcer su actual contenido y hacer del chulo de Sánchez un dictador bolivariano que pueda controlar, movilizar y apropiarse de todo lo que se le antoje al más claro ejemplo del criminal Chávez y su política de «Exprópiese» ¿se acuerdan? Nadie hará nada porque somos una sociedad que está empezando a merecerse lo que nos pasa.

Leyes globalistas y leyes inmorales. Leyes del caos y la irresponsabilidad. Leyes contra la vida y a favor de la muerte.

Leyes en contra del derecho natural. Leyes totalitarias en definitiva y nuestra sociedad a todo este caos responde con laxitud y extrema parálisis. Estamos en manos de una tropa de delincuentes que nos quieren convertir en Venezuela y lo malo es que como no reaccionamos con celeridad lo van a conseguir más pronto que tarde.

Alejandro Descalzo ( El Corro de España )