La Derecha madrileña tiene un problema de cara al 4-M:  que no sabe si votar a Isabel Díaz Ayuso (PP) o a Rocío Monasterio (VOX)… al señor Bal (Cs) no, porque ya sí sabemos que el Partido de Doña Inés ha unido su futuro al PSOE del Rey Eteocles.

Cuando pienso en Doña Ysabel,  por la valentía que está teniendo en la guerra que le ha declarado la Moncloa y los «cataplines» con que se está enfrentando a la pandemia asesina, en seguida se me vienen  a la cabeza las cobardías del señor Casado  (restos de Franco, Valle de los Caídos, Ley de Memoria Histórica, «chiringuitos» podemitas, monteritos, calvistos y LGTBI)   pienso que no le puedo dar mi voto a un sujeto que para ganar en Madrid, puede pactar hasta con el Errejón marxista o con el Sánchez trapisonda.

Pero, si me inclino por Doña Rocío Monasterio, enseguida pienso que voy a ser tachado, masacrado, crucificado por ser de la ultraderecha fascista, nazi, criminal… y me asusto. Claro que automáticamente pienso que detrás tiene gente valiente que están luchando por España, por la familia, por la legalidad y porque haya trabajo. y entonces me animo y cojo la papeleta verde.

Pues, a esa Derecha yo le digo. En primer lugar, que hay que votar a una de las dos (y porque a las dos no se puede) para evitar que puedan ganar los «rojos» (y rojos son el socialista Gabilondo, el marxista  Errejón y el comunista-castrista-chavista y madurista Iglesias) y en segundo lugar que se lo daría a la Monasterio, aun a sabiendas de que Doña Isabel va a sacar más votos, porque a la hora de formar Gobierno será mejor que VOX tenga bastante fuerza para contrastar o frenar las «azañas» de los «cobardicas» y «compra-votos» que hoy mandan en Génova 13,

Yo  diría que el ideal de las Derechas para la noche del 4-M sería, como mínimo, un 47-23. y Notario (para evitar «fullerías» post-victoria). O sea un 4-M: IA + RM = VI. Ley H´ondt. … y pena, penita, pena, que Bárcenas no tenga en sus papeles a los «cobardicas».

Julio Merino ( El Correo de España )