El otro día me tragué una larga entrevista con el candidato del PSOE en las elecciones del 4-M, el «soso» Don Ángel Gabilondo, y me asombró la mansedumbre (o falsedad) con la que largaba su sermón (son las entrevistas-propaganda de un podemita cuando tienen delante a uno de los suyos)…

¡Por Santiago y cierra España que me pareció San Francisco de Asís pidiéndole a sus canarios que moderaran su canto!… Tan moderado, tan «suavito», tan bonachón, que si en ese momento me ponen la urna a mis pies, le voto. Por lo que vi es la consigna: moderación, moderación, moderación…que aquí los únicos que quieren guerra son esos fascistas de VOX.

Y cuando ya le había dado mi voto, que será lo que hagan muchos «moderaditos» de la Derecha del «moderadito» Señor Casado, se me vinieron aquellas palabras que pronunció el «Lénin español» dos días antes de las elecciones del 36:

«YA LO SABÉIS, EL 4 A LAS URNAS, Y SI NOS SON FAVORABLES A IMPONER NUESTRA REPÚBLICA MARXISTA…Y SI PERDEMOS, EL 5 A LA CALLE, A IMPONER CON LAS ARMAS NUESTRA DICTADURA DEL PROLETARIADO».

O sea, y dicho en plata, y pidiendo mil perdones, el dicho renacentista: «Prometer hasta meter, y una vez metido nada de lo prometido». (Pietro Aretino)

Señores, amigos, compañeros, camaradas, crédulos, inocentes, pardillos, moderaditos, casaditos, isabelinos, egetistas… pues eso es lo que harán desde ya hasta el 4-M, prometer que lo van a arreglar todo, sí, todo, hasta que el Manzanares se llene de salmones… (y vosotros caeréis en la trampa, una vez más)  ocultando su verdadero objetivo: España.

Quieren Madrid porque bien saben ellos que Madrid es el motor del cambio y que si se apoderan del motor «mañana España será republicana» y si es republicana será marxista… y si es marxista ya no será España. Será la URMI (y mañana les hablaré de esta URMI que ya tienen hasta registrada).

Así que a la hora de votar esta vez hay que pensar bien a quien se vota, ya que sólo hay dos papeletas: la de España (Frente Nacional) o la de la URMI (Frente «Rojo»)

Julio Merino ( El Correo de España )

viñeta de Linda Galmor