ENALTECIMIENTO Y CASTIGO

El etarra Antonio López RuizKubati, y otros dos dirigentes de Sortu incurrieron en un delito de enaltecimiento del terrorismo durante el homenaje a la etarra Belén González Peñalva. Por eso su detención es una buena noticia: demuestra que la impunidad no cabe en el Estado de derecho, mate ETA o haya dejado de matar.

Ante la calaña de unos terroristas que han cumplido sus condenas pero no muestran arrepentimiento, la Justicia ha de seguir vigilante. El pasado noviembre, la Audiencia Nacional permitió ese homenaje pese a las denuncias de las asociaciones de víctimas, pero solicitó que Policía y Guardia Civil vigilasen el acto por si se cometía un delito. Las sospechas se confirmaron y ahora sus autores, detenidos, rendirán cuentas. Así debe ser.

El Mundo