ENCUESTAS CON TRUCO

Pasan tantas cosas y tan deprisa, que en ocasiones los radares de la demoscopia no se enteran bien de los cambios veloces que van transmutando la realidad.

El CIS que ayer nos presentó Tezanos obedece a un trabajo de campo realizado con situaciones tan diferentes a la de hoy, que su validez se anula por sí misma y su utilización resulta una obscenidad democrática, creyendo su responsable que así ayuda a su señor Sánchez.

Está escribiendo una mezquina página de nuestra vida política. En el saneamiento moral por el que se supone que avanzamos, no debería permitirse el uso descarado de los resortes del Estado en beneficio de un partido, gobierne quien gobierne. Sánchez, sin embargo, demuestra carecer de ética alguna al respecto.

Todo sirve para intentar perpetuarse en esa cómoda posición de inquilino de La Moncloa. Tezanos trabaja para ello. Hay más. En el fondo, medran para sí mismos. El mundo se mueve por ambiciones personales.

Los conceptos del bien común o el del interés general están arrumbados de la España contemporánea. El CIS de ayer era magia demoscópica. El problema de la magia es que se acaba descubriendo el truco.

El Astrolabio ( ABC )