ENEMIGOS DE LA LIBERTAD

El intento de la izquierda de aplastar la libertad y la creatividad empresarial de la que disfrutan algunas zonas de España, por ejemplo Madrid, tal vez sea el gesto más totalitario que ahora detectamos. Eso y su irrefrenable pasión por atacar la educación concertada.

Es una visión antiquísima de la sociedad. Eso sí es caspa y caverna, todo entremezclado. Somos muchos los españoles que compartimos el desasosiego que Isabel Díaz Ayuso, la presidenta de la Comunidad de Madrid, muestra hoy en ABC.

Esa obsesión por levantarle muros a la libertad quieren presentarlo los socialcomunistas como una idea de progreso. ¡Pobre progreso! El principal peligro de la libertad es el político al que el pueblo no apoya. Necesita cercenar cualquier capacidad que pueda aparecer en el fecundo y regenerador cuerpo social.

Más allá de la reforma laboral, los impuestos, las pensiones y otras inquietudes, lo que de verdad está en peligro con Sánchez e Iglesias es la libertad: ese lugar donde el hombre puede alcanzar la expresión máxima de su dignidad.

El Astrolabio ( ABC )