ENORME IMPOSTURA

En Navarra mandan ahora los nacionalistas partidarios de la integración en el País Vasco. Gobiernan a pesar de que no ganaron las elecciones (UPN se impuso en los comicios con seis escaños más que Uxue Barkos, la actual presidenta, que cogobierna con Bildu).

Dentro de su ejercicio de ingeniería social para vasquizar Navarra –cuyo horizonte final sería la independencia–, han decidido dar primacía al euskera para poder ser funcionario navarro. Muy bien. ¿Y cuántos navarros hablan vascuence? Según el último estudio en profundidad del Gobierno de Navarra, que data de 2011, tan solo el 4,4% de la población (2,1% en Pamplona).

Es decir: el 95,6% de los navarros tienen como su lengua única de uso cotidiano el español, pero ahora se les va a imponer para ser funcionarios un idioma que en realidad prácticamente no existe en media comunidad foral. ¿Lógica? Ninguna. ¿Sectarismo político? Todo.

Una espectacular impostura, inédita en toda Europa, que solo tiene un objeto: ir descosiendo España con hechos diferenciales, impuestos a golpe de rodillo legislativo y del despilfarro de millones de euros sacados de los impuestos de todos, nacionalistas y no nacionalistas.

Luis Ventoso ( ABC )