No todo consiste en la estrategia, por bien que proyectemos y dirijamos las acciones encaminadas a la consecuencia del fin que perseguimos, porque lo que determina el cómo, el cuándo y hasta la oportunidad no es otra cosa que las circunstancias.

De lo que se deduce, que en la mayoría de las ocasiones será necesario contemporizar con una situación intermedia a fin de partir de una posición ventajosa para conseguir el fin que se desea alcanzar. La vida no es como queremos que sea, sino como es en realidad, contradictoria y variopinta. Esto es así, y no hay que dar muchas vueltas al asunto.

    De lo dicho se comprende como necesario el posibilismo como medio de aprovechar las posibilidades existentes, o el pragmatismo como ejecución de lo que es necesario realizar, tan denostados por los puristas de la irracionalidad o del postureo infantilizado, inasequibles e inmaculados, cuyo mayor logró es poner palos a las ruedas de todo proyecto conveniente y útil, aunque estén en juego los valores no negociables.

    Valores no negociables que puede que confundan con los activos -acciones, letras y bonos del tesoro, divisas, materias primas y derivados financieros- que se compran y se venden en los mercados de emisión y en los mercados bursátiles.

    Pero, ¿a qué valores nos referimos, siendo necesario apoyar a aquella formación política que mejor posicionada esté para defenderlos?

    A la defensa de la vida desde su concepción hasta su finalización natural, con un rotundo NO AL ABORTO Y A LA EUTANASIA. A la defensa de la indisoluble unidad de España y de su cultura, y a la protección de su identidad en su más amplio sentido, proponiendo y normando un CONTROL Y SELECCIÓN A LA INMIGRCIÓN. A la protección de la familia constituida por un hombre y una mujer, padre y madre de unos hijos, afirmando NO AL MATRIMONIO NI A LA ADOPTCIÓN A PERSONAS DEL MISMO SEXO.

Al derecho de los padres a educar a sus hijos según sus convicciones, desterrando del ámbito académico y del control del Estado dicha función, con un rotundo NO LA IDEOLOGÍA DE GÉNERO. A la defensa de la verdad histórica y a la libertad de cátedra, derogando LA LEY DE MEMORIA HISTÓRICA SOCIALISTA O COMO QUIERAN AHORA LLAMARLA. Y  la independencia de la Justicia para evitar un caso como la sentencia de BLANQUERNA.

   Así pues, y a tenor de este programa, dos consideraciones:

       1.ª. Que sería imprescindible echar por la borda de esta nave que hace aguas al inepto Gobierno actual, apoyado por gentuza de la peor calaña, aunque se respeten los procedimientos, MOCIÓN DE CENSURA, a fin de no causar un daño mayor.

      2.ª. Que resulta escandaloso y fuera de razón que algunos no vean que el presente manda, y que la oportunidad es VOX.

Pablo Gasco de la Rocha ( El correo de España )