EL ERROR DE REGATEAR A POLICÍAS Y GUARDIAS CIVILES

El compromiso del ministro del Interior con policías nacionales y guardias civiles de equiparar en tres años su salario con el de los mossos y los ertzainas está seriamente amenazado. Tal y como publica hoy EL ESPAÑOL, el responsable de Hacienda, Cristóbal Montoro, no ve que ese gasto sea prioritario.

La reivindicación para la igualación de sueldos se arrastra desde hace años, pero ha sido en los últimos meses cuando ha adquirido mayor fuerza, con manifestaciones multitudinarias a lo largo y ancho de todo el país, la última, este pasado fin de semana en Oviedo.

La actitud de Montoro, a quien Rajoy parece haber dado poder ilimitado, augura un aumento de la tensión, tanto por el incremento de la conflictividad en un colectivo que suma 150.000 personas como porque el principal socio del Gobierno, Ciudadanos, ya anunció que no apoyaría los Presupuestos de 2018 si no se atendía la reivindicación de los agentes. Pero además, este episodio puede ahondar la brecha en el propio Ejecutivo entre los partidarios de la vicepresidenta, Soraya Sáenz de Santamaría, valedora de Montoro, y los afectos a la ministra Dolores de Cospedal, que apadrina a Zoido.

Pero el mayor problema para Rajoy es que la sociedad española, mayoritariamente, ve con buenos ojos que un guardia civil cobre, al menos, lo mismo que un mosso, sobre todo después de comprobar la profesionalidad y el compromiso con la ley que han demostrado unos y otros a cuenta del proceso separatista.

Están además los errores del propio Gobierno al enviar in extremis a policías y guardias a sacarle las castañas del fuego en el referéndum ilegal del 1-O, después de alojarlos en condiciones extravagantes y de ponerlos a los pies de los caballos. Eso ha generado una oleada de simpatía hacia los agentes en todo el país.

El responsable de Hacienda quiere regatear ahora los 1.500 millones de euros necesarios para aproximar en un plazo de tres años el sueldo básico de policías y guardias al de los agentes autonómicos. Los primeros cobran 1.400 euros por los cerca de 2.000 de los segundos, pese a que realizan tareas similares y todos forman parte de los Cuerpos y Fuerzas de Seguridad del Estado. Puede que Montoro esté metiendo al Gobierno en un buen lío.

El Español