No voy a negarle a esta mujer su gran valor, se ha enfrentado ella sola contra el monstruo de lo políticamente correcto y lo ha vencido. Se abre para ella un gran camino. Pero…ante los graves problemas de fondo que padece nuestro país, ¿podría ella solucionarlos aún disponiendo de una mayoría absoluta?
Seguro que con ella nos iría mejor que con los cantamañanas que tenemos que padecer. De eso estoy convencido.  El problema es que el país necesita de medidas muy radicales para abordar problemas como la despoblación, la desindustrialización, la inmigración radical o la ruina que nos causan las autonomías. Aún disponiendo de una mayoría absoluta no podría hacer nada para suprimir el aborto, reindustrializar España, acabar con la inmigración ilegal, animar a las parejas a reproducirse y acabar con el despilfarro de las autonomías.
Esto es la realidad pura y cruda. España necesita de un gobierno de hombres y mujeres que ilusionen. Y que tengan libertad para aplicar la cirugía necesaria para suprimir los cánceres que padecemos. Solo desde un ideario radical como el de FE-JONS se puede abordar la magna tarea. Ante el desánimo por el último descalabro electoral urge recomponerse, modernizarse y afrontar el futuro con ilusión.
FE-JONS esta corriendo el peligro de quedarse en una asociación dedicada al culto a José Antonio.  Es necesario una modernización y mirar al siglo XXI.  Yo creo que el antisemitismo de muchos de nuestros militantes no nos ayuda en nada. Yo creo que hay que acabar con el culto a José Antonio y renunciar a algunos dogmas como el de la nacionalización de la banca. Estoy de acuerdo en nacionalizar las industrias energéticas, pero creo que a la banca habría que dejarla en paz a estas alturas del siglo.
Hay que ser realistas y mirar en que tiempos estamos. Hay que modernizar un poco nuestro discurso sin perder las esencias nacional-sindicalistas. Y a partir de ahí ocupar el espacio que nos ha arrebatado Vox. Y entonces esperar nuestra oportunidad de alcanzar el gobierno, como lo está haciendo el Errejón en el otro bando a pesar de la pinta de pasmado que tiene.
Yo he encabezado por mi cuenta conversaciones con algunas personalidades importantes para que vayan en nuestras listas como independientes.  De momento tienen recelos y no estoy obteniendo muchos frutos, pero algo novedoso hay que hacer cuando hemos vuelto a perder la mitad de los votos en Madrid con respecto a las anteriores elecciones autonómicas.
Si presentaremos un proyecto apoyados por personalidades que ilusionen a la gente de verdad, podríamos recuperar nuestro espacio. Estoy convencido de ello. No digo nombres ahora porque no tengo el permiso de estas personas para decirlo, pero hay un deseo en mucha gente de que volvamos a ser un país serio y puntero industrialmente.
Esa es nuestra apuesta y si no la ganamos veremos Ayuso gobernando España. Mejoraremos un poco económicamente pero seguiremos siendo la taberna de Europa, seguiremos despoblándonos, seguiremos siendo invadidos y robados por las 17 taifas autonómicas.
Vuelvo a repetir que Isabel Ayuso merece todos mis respetos, por lo menos nos va a librar del comunismo, pero para la gran tarea de regeneración que necesita España se requiere de algo que vaya más allá. Y eso solo puede venir desde nuestras filas.
Así que dejemos de adorar a José Antonio y hagamos un estudio serio y riguroso de que es lo que necesita nuestro país para el siglo XXI. De esta manera conectaremos con la sociedad de nuevo y si les ofrecemos un buen gobierno integrado por falangistas, técnicos y personalidades relevantes de prestigio independientes, seguro que nos escucharán.
Pensarán ustedes que soy un iluso, pero miren adónde ha llegado Mas Madrid. Tenemos que hacer lo mismo respecto a nuestros adversarios de Vox y sorpasarlos. Hay que empezar desde ya a trabajar con ilusión y con nuevas energías. Inasequibles al desaliento por muy duros que los resultados electorales hayan sido.
Manuel Fernández Prieto ( El Correo de España )