ES LA DEMOCRACIA

En España no hay cientos de miles de fascistas, como tampoco millones de revolucionarios de extrema izquierda. Somos una sociedad plural, no demasiado distinta a la que habita en Francia o en el Reino Unido, con sus complejidades y con esos misterios que tejen las entretelas de las distintas comunidades.

Todo ello alimentado de ambiciones, envidias y demás combustibles que históricamente han acompañado a la condición humana hacia el éxito, el resentimiento o el fracaso.

No busquen mucho más. Existen españoles a los que les gusta la libertad y les irrita que los políticos intervengan hasta en los detalles más íntimos de su privacidad. Españoles que quieren a su país. Ciudadanos a los que no les parece mal su bandera y defienden la unidad.

Algunos, hasta se han hecho ricos desde cunas muy humildes. También hay gente como Pablo Iglesias, que busca cargarse la Constitución, o como Torra, que trabaja para romper la nación. Incluso nacionalistas que miraban para otro lado mientras ETA mataba al vecino.

Y después está la inmensa mayoría, centrada y moderada… En realidad, ¡cuánto les cuesta a algunos vivir en democracia!

El Astrolabio ( ABC )

viñeta de Linda Galmor