ESCONDER AL REY

En enero de 2015, casi un millón y medio de personas abarrotaron el corazón de París para gritar que no tenían miedo y corear al unísono que “todos somos Charlie”. El mundo estaba estremecido por el ataque yihadista contra la revista satírica ‘Charlie Hebdo’. La manifestación fue histórica. Entre otros motivos porque reunió a más de 50 mandatarios que, con los brazos entrelazados, se situaron tras la pancarta que abría la marcha.

 Al presidente Hollande se le unieron el ‘premier’ israelí, el presidente de la Autoridad Palestina, el rey de Jordania, Merkel, Rajoy, Cameron… Artur Mas también. Era un acto propagandístico. Por supuesto. Se trataba de que la foto saliera en todos los periódicos del mundo y de lanzar al Estado Islámico un claro mensaje de que toda la comunidad internacional, toda, estaba unida contra él. El IS se nutre de propaganda. Y con propaganda también se le combate. Agosto de 2017. En Barcelona se enredan en cómo esconder al Rey de España para que no se le vea. Provoca melancolía concluir que no tenemos remedio.

Eduardo Álvarez ( ElMundo )