ESPAÑA FAROLILLO ROJO MUNDIAL POR LA NEFASTA GESTIÓN DEL GOBIERNO

Las ganas de acabar con esta pesadilla me hacen caer en la tentación de autoengañarme y querer creer por momentos las milongas que nos cuenta el gobierno de que vamos por buen camino. Es como un oasis en el desierto de la realidad. Un deseo de que sea verdad.

Lo cierto es que somos el hazmereír mundial y todo el mundo se pregunta por qué España está gestionando tan mal la crisis, por qué la proporción del número de fallecidos en comparación con el número de habitantes solo tiene parangón en Italia. No es normal que tengamos la quinta de parte de fallecidos del mundo.

La realidad se impone cada día.  Un día más y España amanece con 932 fallecidos y todo apunta a que a lo largo de los próximos días se alcanzará el pico de los 1.000 muertos diarios, lo que significaría superar incluso a Italia. Y el gobierno sigue cada día con las ruedas de prensa insulsas sin asumir ninguna responsabilidad y censurando las preguntas.

Todo ello demuestra que las medidas se tomaron tarde y mal, cometiendo gravísimas irresponsabilidades y que España es por ahora el país que peor está gestionando la crisis por muchos que nos digan que tenemos las medidas más estrictas y responsables, por mucho que lo edulcoren las televisiones pesebristas recientemente subvencionadas por el gobierno, que no hace autocrítica.

Siguen bailando con las cifras al compás del himno socialista mientras se hunde el Titanic patrio. Esto es algo mucho más grave que quedar últimos en eurovisión o caer eliminado en la primera fase de un mundial. Otros países como Polonia nos han dado lecciones de como gestionar la pandemia con decisiones inmediatas y eficaces. Una imagen de la tétrica situación es ver el parking de Collserola lleno de ataudes.

Javier Navascúes Pérez ( El Corre de España )

viñeta de Linda Galmor