ESPAÑA HA VUELTO

España ha vuelto, dijo la titular de Exteriores cuando juró su cargo. Como si España hubiese estado perdida, allá por la Antártida. El adanismo que acompaña a la izquierda es sencillamente grotesco.

Lo cierto es que, entre los desastres de Sánchez -heredados de Zapatero-, el desvarío en política exterior comienza a pasarnos factura.

En la cuestión venezolana parece que el dirigente socialista es ahora rehén de los comunistas de Podemos. Mientras Guaidó es recibido en la Casa Blanca, después de entrevistarse con Boris Johnson, Macron y Merkel, Sánchez prefiere mantener conversaciones de otra índole y no recibió al venezolano.

La Administración Trump nos está haciendo pagar estos desplantes, que perjudican a agricultores, hoteleros y a otros muchos actores de la economía española.

El remate de ese desatino se evidencia en cómo Macron nos ha relegado en Europa, al colocar en nuestro lugar a Polonia, tildada en España -por cierto- de régimen muy conservador.

En definitiva, que resulta que Arancha González, la técnica comercial metida a jefa de la diplomacia, ha logrado que España haya vuelto… a hacer el ridículo.

El Astrolabio ( ABC )