» ESPAÑA», PALABRA PROHIBIDA

De España incluso el nombre les molesta.
La «Es» en su laringe se atraganta.
La «pa» les hace un nudo en la garganta.
Y articular la «ña»… ¡cómo les cuesta!

Para ellos no hay palabra más funesta:
les duele, les sulfura, les espanta,
les causa desazón, les solivianta
y les provoca náusea manifiesta.

Si por desliz adverso y malhadado
se les escapa «España» (en vez de «Estado»),
les salen llagas, úlceras y ampollas.

Es la ultraizquierda, incluso la andaluza.
Que no voy a decir que son gentuza…
pero lo que sí son es gilipollas.

Fray Josepho ( Libertad Digital )