ESPAÑA

Una nación como España no es necesario levantarle el corazón. Su colosal dimensión en términos históricos, sociales, económicos o morales, la convierte por derecho propio en una de las principales potencias del planeta.