ESTADÍSTICAS HELADORA

Qué solos se quedan los muertos y ahora, lo que es peor, qué mal los contabilizamos. Ayer, Sábado Santo, nos dieron el mejor dato de fallecimientos por el coronavirus desde el 23 de marzo. Un solo muerto es una tragedia. 16.353 es una hecatombe.

La duda, sin embargo, por las informaciones que nos van llegando de crematorios y funerarias, se centra en el hecho de que es probable que los muertos por esta pandemia sean muchos más que los que nos ofrecen las estadísticas oficiales.

De ser así, España tendría la negra honra de encabezar el censo de fallecidos por millón de habitantes.

Como no se han hecho test, como mucha gente se muere en casa y como la neumonía no se computa como Covid-19, pues resulta que teóricamente tenemos menos víctimas, aunque los muertos son muertos, lo diga la estadística o no.

Será fácil comprobar con datos del INE. La pregunta es cuántas personas fallecieron el año pasado en el mismo periodo, y es posible que el resultado de la resta nos hiele el corazón.

El oficialismo sin embargo, enemigo de la libertad, no quiere hablar de los muertos, por eso se quedan solos.

El Astrolabio ( ABC )