ESTIÉRCOL Y ÚLTIMOS FICHAJES

El Tribunal Superior de Justicia de Cataluña emitió ayer una nota denunciando los ataques que, en vísperas del juicio a los golpistas, están sufriendo los jueces por parte de las brigadas de la porra independentistas, esos matoncetes a los que Torra animó a seguir «apretando».

La última «hazaña» por la república catalana de los CDR ha sido sembrar de heces, estiércol y basura los juzgados barceloneses de Berga, Cerdanyola, Esplugas, Gavà, Manresa, Martorell, Mataró, Mollet, Rubí, Vic y Vilafranca del Penedés, así como los de las localidades leridanas de Cervera y Solsona, las gerundenses de Figueras, Gerona, Ripoll, Olot y Sant Feliu de Guíxols y las tarraconenses de Tarragona y Valls.

Hablamos de una acción programada y coordinada, no de cuatro tipos haciendo la guerra por su cuenta. Por el momento, cero detenidos y vista la tranquilidad con la que los Mossos se están tomando la investigación conviene esperar sentados a que algún responsable de esta cerdada sea apresado.

Según se acerca la vista oral a la banda del lazo el separatismo aprieta más en su coacción, ya sea en su versión «boñiga callejera» o en la de «coacción de toda la vida» en el Congreso, donde los independentistas amagan con echar abajo los Presupuestos de su socio Sánchez si este no cede en lo del referéndum y en «el fin de la represión», es decir, independencia, presos a la calle y aquí no ha pasado nada. Así sí, así le aprueban ERC y el PDECat las cuentas y, de rebote, le prolongan al padrino de Pepu otro año el alquiler de La Moncloa.

Tras el fracaso del golpe, la banda del lazo anda ciertamente desorientada, casi como un boxeador sonado lanzando ganchos al aire por el ring, sin saber si atender las instrucciones del napoleoncete de Waterloo, del supremacista Torra, de aquellos Jordis que saltaban sobre el Patrol de la Guardia Civil, de Elsa Artadi (la «noia de Harvard»), de Roger Torrent o de, qué sé yo… Juanjo Puigcorbé mismamente.

Lo último ha sido reclutar al Pequeño Nicolás, ¿le recuerdan? El otro día reapareció el tal Fran en TV3 con un lacito amarillo en el jersey por indicación -según dijo- de Pilar Rahola, la juglaresa de la cruzada que antes organizaba aquellas paelladas «indepes» en Cadaqués, con Trapero a la guitarra, y ahora le hace el casting a la tele del régimen. Ya ven, abonando la república tanto en los juzgados como en el plató.

Álvaro Martínez ( ABC )

viñeta de Linda Galmor