Señor Núñez Feijoo, déjese ya de palabras bonitas y de promesas para cuando llegue a la Moncloa, porque esto, «esto» es ya una Dictadura, y estamos en pleno Golpe de Estado… y se está cometiendo ante sus narices y con el sueño de las URNAS que nunca van a llegar y si llegan serán las de Venezuela, porque ¿qué es esto?-

Si los Fiscales hacen lo que diga el Gobierno, si los jueces hacen lo que diga el Gobierno, si la Audiencia Nacional hace lo que diga el Gobierno, si el Tribunal Supremo hace lo que diga el Gobierno, si el Tribunal Constitucional hace lo que diga el Gobierno (¡¡QUÉ BOCHORNO LO DEL BILDU!!), si los Ejércitos (tierra, mar y aire) hacen lo que diga el Gobierno, si la Guardia Civil hace lo que diga el Gobierno, si la Policía hace lo que diga el Gobierno, si los Medios de Comunicación del Estado hacen lo que diga el Gobierno (y los otros si no lo hacen tienen que cerrar), si los Sindicatos hacen lo que diga el Gobierno, si los empresarios hacen lo que diga el Gobierno (o se hunden), si la Iglesia tiene que acatar (por razones obvias) lo que diga el Gobierno, si los Profesores tienen que enseñar lo que diga el Gobierno, si los Diputados tienen que aprobar lo que diga el Gobierno (aunque sea vendiéndoles los votos), si el Mundo del Cine hace lo que diga el Gobierno (de lo contrario se comen una rosca), si los ONCE MILLONES de parados no rechistan aunque pierdan sus casas, si los Bancos viven mejor que con Franco y si el Imperio de las LGTBQI+ están a su lado y los Ministros hacen lo que diga un Presidente que se ha vuelto LOCO. Decidme, Don Alberto, decidme. ¿Qué es esto? ¿En qué se diferencia esto de una Dictadura? ¿No es esto más grave que lo de aquel fatídico 23-F? «Sí,  decidme, Don Álvaro, decidme ¿no os parece que cada vez os parecéis más al Gil Robles español o al Kerensky ruso?…

            Pues, yo me digo, y le digo, si aquí ya se trata de hacer frente a la Dictadura comunista del traidor Sánchez, lo que tiene usted que hacer es buscarse otra Dictadura que no sea la del Proletariado. Al menos así lo acordaron «Los Tres» (Maeztu, Baroja y Azorín) cuando la tarde del 13 de julio se reunieron para comentar el asesinato brutal de Calvo Sotelo:

             «Amigos míos, esto ya está visto para sentencia: O DICTADURA COMUNISTA O DICTADURA NACIONAL»

Julio Merino ( El Correo de España )