EUROPA

La saga-fuga de Puigdemont truncada ayer en Alemania será el punto de inflexión en la europeización del procés deseada por los independentistas: de la entrega o no a España y de los delitos convalidados por Alemania dependerá la suerte del ex presidente y la del resto de huidos & encarcelados: los tribunales europeos de Estrasburgo (y de Luxemburgo, competente en euroórdenes) pueden ser los jueces inesperados del caso a poco que los procesados activen sendos amparos.

Dos son las cuestiones que pueden quedar así encarriladas: si hubo o no violencia y en qué grado por parte de los procesados (y por tanto si hubo rebelión, sedición o sólo desobediencia); y si han visto vulnerados sus derechos fundamentales políticos y civiles por parte de la justicia española. Tiene su sentido que sea Europa la que se pre y no post pronuncie.

Tadeu ( El Mundo )